Levántate y habla o cómo moverte en las presentaciones en público

Hacer buenas presentaciones en público no solo requiere el dominio de la palabra sino también del lenguaje no verbal. Porque el público escucha y además ve, observa a la persona que habla y se fija en sus movimientos. Por ello hoy hablaré de la posición ideal para dirigirnos a la audiencia.

¿De pie o sentados?

En general es preferible estar de pie porque ganamos visibilidad, proyectamos mejor la voz y nos podemos acercar más a nuestro público.  Algunas veces hay condicionantes de protocolo o tecnológicos y nos tenemos que quedar sentados detrás de la mesa, pero cada vez menos.

VASE

Durante unos segundos, a veces el primer minuto, nos mantenemos de pie en esta posición VASE.  Es una posición de partida y de retorno, es la posición básica en todo momento. Si nos quedáramos así durante largo rato la charla podría parecer monótona o muy rígida y formal. Por ello, buscaremos el movimiento a partir de esta posición. (Más sobre los beneficios de esta posición en La Gran Guía del lenguaje no verbal.)

¿Es mejor estar quieto o en movimiento?

Los conferenciantes de moda y los eventos de presentaciones tipo TED prefieren el movimiento a la rigidez, la naturalidad por encima de una excesiva formalidad.

También ha influido en ello la tecnología. Los micrófonos inalámbricos, la posibilidad de ver una pantalla y un cronómetro en el suelo, permiten al orador mucha más libertad de movimiento.

Los consejos son y en este orden:

  • Entramos en escena tranquilamente, mirando al público y sonriendo.
  • Nos situamos en la parte más visible del escenario o del espacio que tengamos: lo más centrado posible y lo más cerca posible del público.
  • Puedo acercarme a las distintas zonas del público, si hay un pasillo puedo entrar un poco en él.
  • Si tengo que retroceder, procuro no dar la espalda y caminar sobre mis pasos.

¿Mucho movimiento puede cansar o poner nervioso al público?

Si se hace bien, no. Hay movimientos muy repetitivos que acaban siendo muy pesados para el espectador y además son un reflejo del nerviosismo o de la falta de experiencia del ponente. Pero hay otros que dan dinamismo, naturalidad y denotan seguridad.

Los que debemos evitar son los balanceos repetitivos, los “pasos de baile”, las caminatas por el escenario, los movimientos de pies, piernas y caderas en general.

Los que nos benefician, en cambio, son los tranquilos, abiertos y tienen un sentido: nos acercan al público, a la pantalla o al atril.

Tenemos una presentación preparada que queremos proyectar. ¿Dónde nos colocamos?

Cuando esto sucede hay que tener en cuenta que somos un trío en la sala: pantalla, público y orador. Y hay que facilitarle al público la visión tanto del orador como de las imágenes. Por lo tanto:

  • No damos la espalda al público
  • Nos ponemos a un lado si estamos tapando la pantalla
  • Podemos dirigir la mirada del público con el puntero, con el dedo o con la mirada

MWC

Imagen : Reuters

Zuck

Imagen : Americanmagazine.org

¿Y qué ventajas tiene el atril?

Algunas:

  • Puedes dejar tus notas y leerlas o guiarte con ellas.
  • Te protege.
  • Da más formalidad y solemnidad al acto.
  • Tiene los micros incorporados.
  • Puedes tener agua, etc.

Obama-Sarko

Imagen : El economista.es

Pero también algunas desventajas, como podemos ver en la imagen. Muchos atriles no se pueden regular y para personas no muy altas supone una dificultad. En general la altura media de las mujeres es inferior a la de los hombres, y parece que la mayor parte de los atriles están diseñados para ellos.

En algunos escenarios son más habituales que en otros. Los políticos son seguramente los que más los utilizan para mítines y ruedas de prensa pero son cada vez menos utilizados en formaciones, actos sociales y empresariales y congresos.

¿Cómo nos despedimos?

Volvemos al punto de partida y en la misma posición en que hemos empezado nos despedimos.

Entrenar tus habilidades de comunicación en público te permitirá una gran ventaja sobre muchos de tus colegas. En nuestro país se habla mal en público y los buenos oradores gozan de más visibilidad. Fórmate, practica por tu cuenta, lee buenos libros para conocer las técnicas más eficaces.

Consulta las posibilidades de formación.

Aquí puedes ver el vídeo correspondiente al programadel día 18 de enero de 2016

Snapshot 1 (19-01-2016 19-41)

Accede al vídeo para saber cómo hablar en público.