Gestos que alimentan el amor de pareja

Con la mirada, la sonrisa, el movimiento del cuerpo enamoramos al otro y también nos rendimos a su atractivo. En el momento de la efervescencia y de la pasión el lenguaje no verbal lo dice todo, incluso más intensamente que las palabras.

Después, si se consolida la relación, ¿cómo puede ayudarnos la comunicación no verbal a mantener viva esta llama de pasión en la pareja?

Las caricias, los besos, abrazos, en general todos los roces y contacto físico es lo que mantiene esta llama del amor en el día a día, lo que establece que somos una pareja y no un par de amigos. Y son lo que hace posible que tengamos una vida sexual continuada y placentera para los dos. Las caricias mantienen el nivel de intimidad necesaria para poder tener unas relaciones sexuales que no sean ni una obligación ni una rutina.

Mantener los rituales amorosos también hace que los sentimientos se prolonguen. Y también los momentos especiales que podemos preparar: una cena en casa o en un sitio romántico, un paseo por un sitio que nos guste a los dos y, en general, todas aquellas actividades que nos permitan compartir emociones intensas: un concierto, un espectáculo deportivo, una película o actividad física. Compartir emociones nos mantiene mucho más cerca.

¿Y cuales son los gestos que nos conectan más con el otro?

La mirada seductora, intensa, directa a los ojos, la que dice “como me gustas”. La mirada de enamorado, esta mirada que conecta dos personas de una forma única, que parece que pueden estar horas aislados del mundo sin darse cuenta. Las sonrisas, desde luego, señales de complicidad como guiñar un ojo o cualquier otro gesto secreto de la pareja.

Todos tenemos que seducir y mimar y no solo esperar ser seducidos y mimados.

Accede al vídeo de Para Todos la 2 donde hablamos de los gestos que alimentan el amor de pareja.