10 accesorios de moda que pueden interferir en la comunicación personal

Cuando elegimos la ropa y los complementos solemos tener en cuenta más de un criterio:

  • Lo que nos gusta
  • Lo que nos favorece
  • Lo que es adecuado para cada situación
  • Lo que está de moda
  • Lo que exige nuestra imagen profesional

Pero habría que añadir otro: Lo que favorece la comunicación interpersonal, pues aunque muchos complementos realzan nuestro atractivo o nos dan un aspecto carismático y distinguido quizás representan un obstáculo a la hora de mantener una conversación atenta o de centrar todo el interés en el mensaje que queremos transmitir.

En general, cuando la ropa no es la adecuada al contexto el receptor queda desconcertado y eso provoca con frecuencia, falta de credibilidad y de confianza. Pero hoy nos centramos en el poder de los complementos.

Veamos algunos ejemplos de complementos que pueden influir negativamente en una comunicación personal:

  1. Zapatos de tacón. Mujeres altas con un tacón muy alto pueden resultar intimidatorias para algunos hombres con los que tienen que interactuar, ya sean jefes, compañeros, clientes, incluso pareja. El tacón también tiene efectos negativos si la mujer que lo calza no se siente segura. En general el tacón de más de 6 cm y de aguja no proporciona la estabilidad necesaria para tener una imagen de seguridad y autoridad. Por otro lado, utilizar zapato completamente plano hace perder presencia y poder.
  2. Cinturones con hebillas muy llamativas. Este complemento desviará la mirada del interlocutor hacia la cintura  y toda la zona pélvica, especialmente si la comunicación se realiza de pie.
  3. Pendientes largos,  colgando o de grandes dimensiones. Por los detalles brillantes y por el movimiento, distraerán a tu interlocutor cuando muevas la cabeza al hablar.
  4. Collar de grandes dimensiones o de colores muy estridentes. Puede ser motivo de distracción en si mismo o porque dirige la atención hacia el escote.
  5. Una pulsera o varias que hagan ruido al mover la mano. Las pulseras se convierten en sonajeros al expresarte con las manos y atraen la mirada por su movimiento y vistosidad.
  6. Anillos grandes. Por su color, su forma o los destellos que producen serán el centro de la mirada de tu interlocutor o del público.
  7. Uñas muy largas, de colores llamativos y con decoración. Pueden resultar muy femeninas y sexys, pero pueden arruinar tu imagen profesional. Especialmente si tienes que hablar en reuniones, dirigir equipos o dar conferencias, ten en cuenta que tus espectadores verán un revoloteo de puntos de color  cuando te expreses con las manos.
  8. Pañuelo, bufanda o fular alrededor del cuello. En los interiores no hace falta que te protejas del frío. Permanecer debajo de un gran pañuelo enroscado es una forma de mantenerte protegido y a una cierta distancia de los demás. Saca pecho y muéstrate abierto y valiente. Las mujeres recorren mucho a este accesorio porque favorece y puede complementar muy bien un conjunto básico pero debemos tener en cuenta el efecto barrera que produce. No aconsejable en entrevistas de trabajo, negociaciones, reuniones con el clientes o superiores.
  9. Corbata extravagante. La corbata da un toque final al aspecto masculino. Puede ser elegante, sofisticada, discreta, clásica o moderna. Pero ten en cuenta que si el color o los motivos de este accesorio tienen un gran protagonismo será difícil el contacto visual con tu interlocutor, pues le resultará difícil apartar la vista de la corbata.
  10. Gafas con montura muy extremada y gafas de sol. Hablar con gafas de sol es uno de los comportamientos poco elegantes que encontramos en la gente que se cree muy elegante. Los cristales oscuros impiden el contacto visual y, por lo tanto, una comunicación fluida y de confianza. Las gafas “de ver” también pueden ser un obstáculo cuando las monturas adquieren demasiado protagonismo, por el volumen o por la extravagancia. Una cosa es el estilo que nos aportan y otra los efectos que tienen en nuestra comunicación con los demás.

En general, cualquier complemento que desvíe la atención del mensaje o que interfiera en la comunicación resultará negativo para la relación. Antes de “colocarte” este accesorio que tanto te gusta piensa si lo que quieres priorizar es tu “look” o la eficacia de la interacción.

 

Puedes ver la sección de Comunicación no verbal de Para Todos la 2 donde hablamos de la influencia de los complementos en la comunicación personal.