Para la igualdad, os necesitamos a vosotros, hombres

Cada año, cuando se acerca el 8 de marzo, oímos comentarios de muchos hombres que reclaman por qué no se celebra también el Día del Hombre.

El primer argumento que podríamos dar es que este Día Internacional de la Mujer no sería necesario si estuviéramos en todo el mundo en igualdad de condiciones y tuviéramos las mismas oportunidades. Mientras haya desigualdad es necesario denunciarla y visibilizar los problemas que comporta para todos. Esperemos, que muy pronto, sea más un día de celebración por haber superado definitivamente la discriminación que de reivindicación y denuncia.

El 8 de marzo y las dos semanas que lo rodean están repletas de actos, conferencias, manifestaciones y mensajes en medios y redes que contribuyen desde distintos puntos de vista a concienciar y a aportar soluciones. Mi posición y la del equipo Verbal No Verbal es sumarnos al significado de esta fecha. Y no sólo durante dos semanas sino todo el año.

Queremos aportar en positivo. Dar herramientas para que el mundo pueda ser diferente y mejor.

Y no sólo nos dirigimos a las mujeres sino a todas las personas, sea cual sea su género.

  • Porque sin los hombres, no podremos conseguir una igualdad real.
  • Porque sin la participación de todos no podremos superar los patrones machistas que no sólo afectan a las mujeres sino que también limitan a los hombres.
  • Porque tenemos que pensar sin el corsé de los estereotipos y valorar lo que todos podemos aportar sin tener en cuenta el género, la edad o el color de la piel.
  • Porque la comunicación se aprende y se puede entrenar. Y se puede cambiar para adecuarla a la realidad del s XXI y para que sea más igualitaria, constructiva y humana.
  • Porque este cambio hacia la igualdad es en beneficio de toda la sociedad: para aprovechar el talento de tantas mujeres en las empresas, en la ciencia, en el arte, en la política…

Estamos muy atentos en Verbal No Verbal a los cambios que sufre la sociedad y cómo se preparan las empresas no sólo para adaptarse sino también para liderarlos.  

Cada año, más empresas e instituciones trabajan en sus planes de igualdad, que abarca condiciones laborales, temas de selección, promoción y formación. Y, por supuesto, revisan su comunicación tanto externa (relaciones públicas, publicidad, medios y redes) como interna (la relación entre los empleados, tanto formal como informal, la comunicación escrita, etc.)

Son empresas (muchas veces lideradas por hombres) que tienen un objetivo claro: crear las condiciones para una igualdad real de oportunidades y eliminar de una vez por todas una cultura con demasiado rastro de machismo. Y uno de los puntos clave es trabajar la comunicación de las personas, empezando por las que lideran.

Porque muchas veces, la discriminación no está en las leyes, ni en las normas ni en los procedimientos, está en el comentario jocoso, en el gesto inconsciente, en el trato diferente o en los pensamientos que no se llegan a verbalizar pero que condicionan las decisiones.

Ha llegado el momento de trabajar en este cambio de cultura, de revisar la comunicación en la empresa y de revisar nuestra forma de expresarnos como personas.

Somos seres sociales, seres comunicativos, y de este estilo de comunicación dependen las relaciones.

Por ello, estamos seguros de que aportando herramientas y soluciones en el Día de la Mujer estamos contribuyendo a una sociedad mejor para todos, personas de cualquier género.