Comunicación no verbal en la escritura

¿Hay comunicación no verbal también en los escritos?

En las relaciones cara a cara, incluso en las telefónicas, disponemos de una gran cantidad de información vía lenguaje no verbal que matiza, complementa o incluso contradice lo que decimos con las palabras. ¿Qué pasa en la escritura? ¿Cómo sustituimos la entonación, la expresión del rostro o la gesticulación? Muchas veces percibimos la falta de estos mensajes no verbales como una carencia del código escrito.

Pero la lengua escrita también transmite mensajes más allá del lenguaje verbal. Veamos cómo se cubren una buena parte de las necesidades de los interlocutores para expresar actitudes, estados de ánimo o intenciones.

1. Los signos de puntuación tienen como misión, en parte, dar una información que en el habla oral realiza el paralenguaje.

  • Estamos en Para Todos La 2.
  • ¿Te veré mañana?
  • ¡No puedo creerlo!
  • No sé si este vestido es el más adecuado…

Estos signos, como vemos, no solo corresponden a la estructura sintáctica de la frase sino que también indican entonación.

2. Los recursos tipográficos ayudan a completar la misión de los signos de puntuación y pueden utilizarse de forma parecida a como utilizamos la voz para destacar determinado concepto o expresión. Por ejemplo, cuando utilizamos negrita, es como si estuviéramos acentuando esta palabra con la voz. Y las cursivas, por ejemplo, en determinadas ocasiones se pueden utilizar para indicar ironía.

  • En el proyecto estamos implicados todos.

3. Los emoticonos o “smileys”. Los signos de puntuación tradicionales como los de exclamación e interrogación se quedan cortos y por ello han triunfado los emoticonos o los smileys, porque nos permiten expresar nuestros sentimientos de una forma rápida y gráfica.

: ) sonrisa

: ( tristeza o decepción

; ) guiño

4. El aspecto general del texto, que incluso antes de leerlo, transmite imagen y por supuesto, transmite la imagen del emisor. Presentación, espacios, márgenes, distribución del contenido, tipo y tamaño de letra, etc.

5. Caligrafía en los textos escritos a mano: los grafólogos pueden decir mucho más de un texto y de su redactor que lo que dice el texto. Incluso cualquiera de nosotros sin ser experto podemos deducir muchos rasgos del carácter de quién lo ha escrito: sexo, temperamento, nivel de educación, etc.

6. Corrección ortográfica. La imagen descuidada no favorece la imagen de la persona ni su imagen profesional. Alguien que proyecta un powerpoint o envía un correo con errores ortográficos, causa una impresión poco profesional.

7. El tipo de medio que utilizamos para comunicarnos por escrito. No es lo mismo comunicar una noticia por whatsapp, que por carta, correo electrónico o burofax.

8. Cuánto tardamos en responder. La gestión del tiempo en la escritura y el envío de mensajes forma parte también de la información que transmitimos a nuestros interlocutores.

La escritura, en sus variados usos, lleva también implícitos unos mensajes no estrictamente verbales que condicionan el significado de las palabras. Por ello, cuando escribimos debemos tener en cuenta una vez más qué decimos, cómo lo decimos y cómo lo transmitimos.

Accede al vídeo de Para Todos la 2 sobre la escritura