El poder de un abrazo

Hay casi tantos tipos de abrazo como de situaciones. Nos abrazamos para dar la bienvenida y despedirnos, para consolar y proteger, para animar y celebrar, para amar…

Pero no abrazamos a cualquiera. Este gesto está reservado a nuestro círculo más íntimo porque necesita confianza y generosidad. En casa, es una forma más de contacto cálido y afectuoso, junto con caricias, besos y arrumacos.

Fuera de la familia y de la pareja tiene un significado más social: es un saludo intenso que quiere demostrar alegría y cariño. En muchos casos, los abrazos son de compromiso, son un ritual obligado y a veces puro teatro que obedece a unas necesidades de imagen.

El valor de este gesto en las relaciones humanas es altísimo pues fortalece los vínculos entre los “abrazados”, genera bienestar físico y favorece la comunicación afectiva entre otros muchos beneficios. Por ello no es extraño que hayan surgido iniciativas como Free Hugs  (abrazos gratis) o la colosal misión de la líder espiritual india Amma , denominada la santa de los abrazos.

De abrazos y de sus efectos en las relaciones humanas hemos hablado en el programa A Punto con la 2 de TVE.

Un

Accede al vídeo para saber sobre el poder de un abrazo.