Cómo realizar una crítica constructiva

Cómo realizar una crítica constructiva

Una de las habilidades que deben de tener los padres, los maestros y los líderes en general es facilitar el aprendizaje, el progreso y una actitud positiva. Y una de las herramientas que pueden dar mejores resultados son las críticas. Pero ¿cómo hacerla para que no desanime o genere actitudes defensivas?

Una crítica no siempre es negativa aunque en el uso coloquial se entiende como comentario negativo y destructivo. Si quién te hace el comentario tiene conocimiento y tacto para realizarlo, puede convertirlo en un gran consejo o una lección en el mejor sentido.

Aquí tienes un decálogo para la crítica constructiva

  1. Piensa si estás autorizado a dar tu opinión sobre algo que ha hecho otra persona. En muchos casos, quizás deberías abstenerte porque no te corresponde valorarlo.
  2. No improvises, prepárate. La espontaneidad es enemiga de una buena crítica, no se puede juzgar sin pensar o ir haciendo comentarios al tuntún.
  3. Pregúntate qué conocimientos tienes tú sobre el tema o sobre la persona que va a recibir este comentario. Quizás te faltan datos, información importante, saber… Recuerda que la ignorancia es atrevida.
  4. Busca el lugar adecuado y el momento más oportuno. Momentos y escenarios de tranquilidad y confidencialidad son más adecuados porque favorecemos la actitud receptiva de la otra persona y salvaguardamos su imagen.
  5. No humilles a la persona. Los gritos, (Vídeo «Los gritos son comunicación violenta») las palabras vulgares y los insultos son agresiones. El lenguaje corporal también puede ser tremendamente ofensivo. (Puedes ver el vídeo «Pequeños malos tratos» sobre este tema.)
  6. Primero, pregunta. Antes de hablar y emitir juicios, pregunta a la persona qué motivos tiene para actuar cómo lo ha hecho, quizás ya no será necesaria la crítica una vez escuches la respuesta.
  7. Lenguaje corporal abierto, relajado, amable y dispuesto a escuchar. Imprescindible para crear un clima de confianza. No te olvides de este lenguaje tan poderoso.
  8. Plantea el comentario en positivo y resalta lo bien que ha hecho parte de la tarea. No puede ser todo negativo en alguien. Y no hace falta destrozar completamente la parte mejorable.
  9. Reconoce que tienes parte de responsabilidad en el resultado. Quizás podrías haberle guiado mejor, proporcionar información, o encomendaste el trabajo demasiado tarde… Asume tu parte de responsabilidad, si la hay.
  10. Ofrece ayuda, medios o ideas de solución. Deja al final de la conversación, un impacto positivo. Da ánimos, ofrece colaboración o demuestra que confías en que todo será mejor en el futuro.

La persona que recibe la crítica debe tener la sensación de que ha salido ganando y piensa que

  1. Ha aprendido algo y podrá mejorar en el futuro.
  2. Puede cometer un error porque se considera parte del aprendizaje.
  3. Quién lo ha dicho quería ayudar, aunque no compartamos su opinión.
  4. Que no se le ha criticado para menospreciarle, humillarle o castigarle.

Si deseas hacer una crítica, primero ponte en el lugar de esta persona. Trata a los demás como te gustaría ser tratado.

Si deseas mejorar tus habilidades de relación en el trabajo o en familia, te puede interesar mi libro Manual de la comunicación personal de éxito

Infórmate sobre los próximos cursos en abierto o a medida para empresas.

Snapshot 1 (12-01-2016 12-39)

Accede al vídeo para saber hacer críticas constructivas.