Entrevista en la contra de El País

se dio cuenta del fallo dando clase de lengua en un colegio: la ni figuraba en el temario. Era inexistente. “Empecé a pedir a mis alumnos que hablaran de lo que quisieran, pero que convencieran a sus compañeros. La gente cree que se convence con la palabra, pero lo que convence es la actitud. Transmites , contagias emociones. Por eso hay que hablar encendido, abierto, muy recto y moviendo las manos”.

Su nuevo libro, el tercero que publica, es el primero de un autor español sobre la materia, afirma. Y todos los lunes tiene una sección sobre comunicación en Para todos La 2, donde trata temas cotidianos: cómo despedirse correctamente, cómo saber si le hemos caído mal a alguien, cómo ser más consciente del lenguaje corporal… “Aquí pensamos que se puede improvisar todo”, dice. “Pero las cosas se tienen que preparar para que salgan de forma natural. En la cultura anglosajona lo tienen bien claro”.

Entre sus clientes tiene a un chico que quiere superar la timidez —“le supone prácticamente una minusvalía”—, a un hombre que se ha enamorado de una mujer de alta alcurnia y quiere estar a su altura, y a un tercero que quiere ganar carisma. ¿Y eso se puede lograr? “Es difícil, pero no es imposible”, empieza misteriosa. “El carisma se va ganando con los años. Es muy importante, primero, que reflexione sobre su actitud vital. En ese punto lo tengo”.

Accede a la completa de por Carmen Pérez-Lanzac.

Enseñar a comunicar desde la escuela

La que hemos recibido en la y la universidad ha estado basada sobre todo en la escritura porque se valoraba su vertiente más racional, reflexiva y perdurable. Paralelamente, fuera del ámbito educativo, la preeminencia de los medios audiovisuales ha hecho que desviásemos la atención hacia la imagen. Hasta ahora, la lengua hablada parecía relegada a las relaciones informales y al ámbito familiar. Y ahora parece que es el momento de encontrar el equilibrio y dar a la expresión oral la importancia que le corresponde en los registros formales y cultos.

No debería salir ningún alumno de la escuela sin haber recibido una de calidad en habilidades de comunicación. Esto incluye la capacidad para relacionarse con los demás y la habilidad de . Hay que enseñarlas y practicarlas porque serán las que necesitarán cuando salgan a la calle a buscar trabajo, a vender o a defender un proyecto. Necesitarán conocer metodologías de preparación, técnicas de persuasión, estrategias de marketing, herramientas de gestión de la propia imagen, etc. Conjunto de destrezas que ya constituye en sí mismo una “asignatura” que los maestros y profesores, como comunicadores profesionales, deberían estar preparados para impartir.

Lee la completa publicada en el boletín Compartim de marzo de 2013 del Departament de Justícia. (En catalán)

Charla en 2º de Bachillerato: Cómo convencer de que has hecho un buen trabajo de investigación

Hace unas semanas, visité el Instituto de Argentona para hacer una charla con los alumnos de segundo de sobre la de un .

Trataba de darles aplicables para hacer una buena en público. Hablamos tanto de la planificación de la exposición, como de la importancia de la , la posición del cuerpo, el movimiento de las manos, la mirada, la voz y de cómo transmitir y entusiasmo.

Oratoria en la escuela: el maestro es la clave

La pedagoga italiana María Montessori decía que “nunca hay que dejar que el niño se arriesgue a fracasar hasta que tenga una oportunidad razonable de triunfar”.

¿Te imaginas un profesor de matemáticas, de sociales o de inglés que examine a sus alumnos de algo que no les ha enseñado?

Últimamente algunos padres me dicen que sus hijos ya practican el arte de la . Sin embargo, al entrar en detalles, casi siempre resulta que se les exige que hablen en público pero no se les enseña a .

Se habla tanto de la importancia de la y de las habilidades imprescindibles en el mundo profesional que muchas escuelas han empezado a practicar el , defensa oral de trabajos o lectura en voz alta.  A muchos niños y adolescentes esta en público les genera inseguridad porque no saben cómo prepararla o cómo superar la vergüenza que sienten delante de sus propios compañeros. Si no sale bien, la experiencia puede convertirse en un doloroso fracaso que no ayudará al estudiante a enfrentarse a nuevas oportunidades.

Lo mismo pasa en la empresa y en todos los demás ámbitos de nuestra vida: se supone que deberíamos poder dar un breve discurso en familia, presentar un proyecto o pronunciar un brindis tan tranquilamente. ¡Como si estas habilidades fueran innatas! No lo son. Necesitan entenamiento. Hay que conocer las técnicas. Y existen métodos didácticos muy eficaces para el aprendizaje y desarrollo de estas habilidades.

El buen , prepara a sus alumnos para el triunfo y no para el fracaso. Sólo lo examina cuando le ha dado todas las herramientas para que pueda tener éxito ante el reto. Antes de someter un alumno a una prueba de expresión oral ante una audiencia, debería antes explicarle cómo preparar el contenido, cómo ensayar, qué técnicas aplicar para cautivar el público y conseguir su objetivo de comunicación.

Seguramente los alumnos que ahora se ejercitan en las aulas, tendrán más habilidades que todas las generaciones anteriores, huérfanas de oratoria. Sin embargo, el problema persiste. Se practica pero no se enseña; entre otras cosas porque los maestros son las primeras víctimas de las carencias del sistema educativo.

Y es que en oratoria, ¿quién prepara al maestro para que pueda tener éxito en la exigente tarea de enseñar? Los maestros también han sido alumnos y también tienen derecho a recibir el trato que defiende Montessori: no ponerlos a prueba hasta que tengan una oportunidad razonable de triunfar. 

Aparece la versión digital de “Saber decir”

Los que prefieran leer en un e-reader pueden descargarse ya la versión digital de y de la versión en catalán Precio: 7,5 €.

Pincha sobre la portada correspondiente para comprarlo.

Saber decir. Recetas para hacer buenas presentaciones en público                                   Parlar i convèncer. Receptes per a fer bones presentacions en públic

Está disponible también en otros portales de libro electrónico como www.todoebook.com o el del El Corté inglés, tanto en castellano como en catalán.