Entrevista en la contra de El País

Teresa Baró se dio cuenta del fallo dando clase de lengua en un colegio: la comunicación no verbal ni figuraba en el temario. Era inexistente. “Empecé a pedir a mis alumnos que hablaran de lo que quisieran, pero que convencieran a sus compañeros. La gente cree que se convence con la palabra, pero lo que convence es la actitud. Transmites confianza, contagias emociones. Por eso hay que hablar encendido, abierto, muy recto y moviendo las manos”.

Su nuevo libro, el tercero que publica, es el primero de un autor español sobre la materia, afirma. Y todos los lunes tiene una sección sobre comunicación en Para todos La 2, donde trata temas cotidianos: cómo despedirse correctamente, cómo saber si le hemos caído mal a alguien, cómo ser más consciente del lenguaje corporal… “Aquí pensamos que se puede improvisar todo”, dice. “Pero las cosas se tienen que preparar para que salgan de forma natural. En la cultura anglosajona lo tienen bien claro”.

Entre sus clientes tiene a un chico que quiere superar la timidez —“le supone prácticamente una minusvalía”—, a un hombre que se ha enamorado de una mujer de alta alcurnia y quiere estar a su altura, y a un tercero que quiere ganar carisma. ¿Y eso se puede lograr? “Es difícil, pero no es imposible”, empieza misteriosa. “El carisma se va ganando con los años. Es muy importante, primero, que reflexione sobre su actitud vital. En ese punto lo tengo”.

Accede a la entrevista completa de El País por Carmen Pérez-Lanzac.