La comunicación no verbal en la familia

¿Qué pueden hacer los padres para desarrollar en sus hijos el conocimiento de la comunicación no verbal?

Cada vez somos más conscientes de la necesidad de potenciar las habilidades sociales en nuestros hijos porque les facilitamos así un valioso equipaje para el futuro. Y una de las destrezas que forman parte de este conjunto de competencias para el éxito es la comunicación no verbal.

No hay una única forma de hacerlo ni una metodología predeterminada. Durante todo el día tenemos oportunidades para fomentar la observación de las expresiones de los demás, el autoconocimiento y el uso consciente del lenguaje no verbal propio en nuestros hijos, desde los primeros días de su vida.

En la edad más temprana, la estimulación a base de juegos pone la base de habilidades futuras. El bebé puede reconocer distintas emociones en la expresión de sus familiares y las imitará de manera natural.

Durante toda la infancia es importante que los padres hablen de sus propias emociones para que el niño pueda identificarlas rápidamente en sus rostros. Y también porque así él podrá hablar de sus propios sentimientos. Esto facilita una correcta gestión emocional.

Podemos aprovechar el tiempo libre para potenciar más todavía este potencial que tiene cualquier niño.

Algunas propuestas:

  1. Son divertidos los juegos de mímica donde hay que representar un personaje secreto (sheriff, maestro antipático, abuelita cariñosa, etc.) para que los demás lo adivinen. Este juego se puede hacer también interpretando situaciones: me han concedido un premio( tengo que expresar alegría y agradecimiento), me han robado la biclicleta (sorpresa y enfado), veo a un amiguito llorando y quiero consolarlo (se acerca dulcemente, empatiza, intenta animar…).
  2. Con los juegos de teatro o de títeres, a parte de la expresión corporal, trabajarán también los recursos de la voz. Dado que el lenguaje corporal está estrechamente relacionado con el paralenguaje, es una excelente forma de desarrollar las capacidades expresivas de ambos lenguajes.
  3. Fomentar la conversación: una vez al día es conveniente comer juntos. Precisamente alrededor de la mesa se cultivan habilidades muy necesarias en su vida profesional y social futura. La conversación mientras comemos es uno de los rituales sociales más importantes en nuestra cultura y , a parte de las palabras, hay todo un comportamiento no verbal que hay que dominar.
  4. Aprovechar los viajes u otros momentos de ocio para charlar. La charla distendida es una actividad placentera y ejercita las capacidades de comunicación: expresión de emociones, gestión de silencios, gestión del turno de palabra, interpretación correcta de la expresión de los demás…
  5. Facilitarles la participación en eventos familiares y sociales es un buen entrenamiento para que se sientan cada vez más seguros en sociedad. Cuanto más expuestos estén a las interacciones sociales más hábiles serán en el futuro. En primer lugar porque verán a sus padres y hermanos mayores en situaciones reales. En segundo lugar porque es la forma de aprender sobre el terreno lo que funciona y lo que no en las relaciones con los demás. Es importante que tengan la oportunidad de cometer errores de relación social porque es una aprendizaje de un alto valor. Les evitará cometerlos cuando sean adultos y ya no puedan ser disculpados por ello.
  6. Asistir a fiestas infantiles, teatro, conciertos, exposiciones… hacer visitas culturales, alguna salida turística, eventos deportivos. En todas estas situaciones aparecen constantemente ocasiones para comentar la expresión de los demás y para aprender a expresar sus propias emociones. Muchas veces se tratará precisamente de controlar y reprimir sus auténticas emociones o deseos o necesidades. Asistir a ceremonias formales les permitirá distinguir la cnv en distintos registros, no es lo mismo la CNV cuando estamos en casa comiendo una pizza con los amigos o cuando vamos a una ceremonia formal.
  7. Recibir invitados en casa, tanto si son de su edad como si se trata de amigos de los padres o de familiares, les permite relacionarse con personas de distintos grados de confianza, y con desconocidos. Es un buen entrenamiento para superar la timidez que sienten muchos niños y adolescentes.
  8. Desde luego es muy importante que se encuentren en situaciones que son también difíciles para los adultos: dar el pésame, asistir a un funeral, etc. No les hacemos ningún favor evitándoles estos actos, al contrario: el día que tengan que enfrentarse a ello no conocerán los códigos correspondientes.
  9. Viajar es una de las mejores formas de aprender, de vivir de primera mano otras costumbres, otras formas de ser y de expresarse. Pasar del campo a la ciudad ya es una experiencia y viceversa, porque los comportamientos tienen diferencias importantes. Y claro, viajar a otros países y a otras culturas nos permite conocer otras formas de comunicarse no verbalmente. Porque el lenguaje de los gestos no es universal en su totalidad sino que varía en cada cultura. Viajar, a parte de enriquecerles como comunicadores, les hará mucho más abiertos y tolerantes.
  10. También podemos viajar a otras culturas sin movernos del país. Relacionarnos con personas de otras culturas en la escuela, en los deportes o en actividades del barrio es una forma de enriquecer nuestra cultura no verbal.

Conclusión

El aprendizaje del comportamiento no verbal en la infancia ayuda a desarrollar habilidades en tres grandes ámbitos de la vida:
   • gestión emocional
   • habilidades de comunicación
   • saber estar
Los tres son fundamentales para una vida adulta en plenitud con uno mismo y con los que nos rodean.

Accede al vídeo de Para Todos la 2 sobre la comunicación no verbal en la familia

Cómo enseñar lenguaje no verbal en la escuela

¿Qué papel tiene la escuela en la educación de nuestra comunicación no verbal?

Aunque la comunicación no verbal se ha omitido como objeto de estudio en los programas educativos, no podemos negar la influencia que la escuela ha tenido en nuestra cultura no verbal.

La institución escolar nos ayuda a socializarnos y  a desarrollar nuestras habilidades comunicativas, a través, entre otras cosas, del ejemplo del profesorado y de las pautas de conducta que rigen las relaciones en el seno de la escuela. Desde que entramos a los 3 años hasta que salimos a los 16 o 18 años, estamos recibiendo instrucciones de cómo debemos de movernos, sentarnos, saludar, expresar o reprimir emociones, por ejemplo.

Es muy probable que con el creciente interés de expertos de todos los campos por este tema y gracias a las numerosas investigaciones que se están realizando, finalmente ocupe un lugar destacado en los planes de estudio de las etapas obligatorias y de la mayoría de estudios universitarios. Mientras esto no suceda , la implicación de maestros y profesores especialistas es clave en desarrollo de habilidades.

 Al ser una forma de comunicación tan compleja y presente en nuestra comunicación las 24 horas del día, se puede abordar desde muchos ámbitos distintos. Es una herramienta transversal que puede potenciar cada maestro y cada profesor en su clase. Pero pongamos ejemplos concretos.

  • Se puede trabajar desde luego en Educación Física, especialmente todo lo que respecta a la posición corporal, la coordinación de movimientos, formas de caminar, etc.
  • La enseñanza de las lenguas extranjeras suele basarse en el estudio de la lengua oral y escrita pero olvidamos que en relación a cada lengua hay una cultura que tiene sus propios códigos no verbales. Quizás podemos ir a Estados Unidos a trabajar hablando inglés correctamente pero desconociendo información relevante sobre el comportamniento no verbal de los norteamericanos, lo que nos dificultará la integración o nos puede causar algunos conflictos de relación.
  • En la etapa infantil y primaria el juego, los ejercicios de expresión corporal a base de baile  o dramatizaciones, la mímica, contar cuentos, etc. son excelentes formas de educar en la conciencia del la comunicación no verbal, específicamente el lenguaje corporal.

 Se dice que todo profesor es profesor de lengua.

Y yo estoy absolutamente de acuerdo. Todos los profesores tienen la responsabilidad de transmitir un modelo de lengua que sea correcto, adecuado, rico y preciso. Igualmente, todo profesor se puede implicar también en la educación del lenguaje corporal y de todas las manifestaciones de la comunicación no verbal. El profesor de matemáticas o sociales puede ser no solo un buen modelo sino también un buen instructor en el entrenamiento de estas habilidades al pedir que sus alumnos que lleguen a la hora, hablen asertivamente, se sienten correctamente, guarden silencio, mantengan el contacto visual al preguntar…

¿Sería precisamente la clase de lengua la más adecuada para enseñar comunicación no verbal y transmitir los conceptos de este ámbito?

Quizás. Pues estamos hablando de dos lenguajes, de herramientas fundamentales para la comunicación humana.  Además están estrechamente relacionadas. En las relaciones personales, se utilizan simultáneamente gran parte del tiempo, un código complementa al otro. Precisamente una de las carencias que ha tenido nuestro sistema educativo es que ha enseñado solo lenguaje verbal y casi exclusivamente desde un punto de vista teórico, de análisis gramatical, y ha fomentado su uso escrito pero no oral. Al dejar de lado la expresión oral, se ha marginado también la comunicación no verbal intrínseca a la oralidad.

Cualquier ejercicio de intercomunicación será apto para ver la correspondencia palabra/voz/expresión corporal. Otra actividad fundamental es enseñar a hablar en público pues significa enseñar a expresarse con la voz y con el cuerpo además de con las palabras. Asimismo, el debate es un ejercicio completísimo para aprender a utilizar el tiempo, el espacio, los gestos, los silencios, el tono de voz…

Para los niños tiene grandes beneficios trabajar estas habilidades en la escuela.

Porque toman conciencia de lo importante que es el lenguaje no verbal en sus relaciones personales. Se dan cuenta de que los demás los perciben y los valoran en gran medida gracias a la constante información no verbal que están emitiendo. A veces no saben por qué las cosas les van mal y por que en cambio otros siempre triunfan. Desconocen que la mayoría de las veces son ellos mismos los artífices de sus éxitos o sus fracasos.

Si conocen de una forma racional estos códigos y los tienen bien entrenados para usarlos serán más capaces de controlar su comunicación y por lo tanto su imagen.

Con el entrenamiento adecuado incorporan unos hábitos que serán para toda la vida y podrán comportarse de manera natural en la mayor parte de las situaciones que les esperan.

Si cultivan en lenguaje no verbal positivo les ayuda a conseguir objetivos en todos los ámbitos. En el académico (hay más concentración, mejor actitud, más orden…) en el social (están más abiertos a los demás, son más empáticos, más persuasivos…).

Mantener un lenguaje corporal postivo y optimista aumenta el bienestar físico y emocional. Por lo tanto les ayuda a ser más felices a sentirse mejor consigo mismos. En el caso de los adolescentes en especial, puede ser una buena prevención de conductas de riesgo.  

Los maestros y profesores pueden contribuir al desarrollo de las habilidades no verbales aprovechando el día a día en la escuela.

Más que técnicas concretas, se trata de tener una actitud general que favorezca este aprendizaje. Propongo tres vías principales:

  • Siendo ellos mismos un modelo en el uso permanente de estas habilidades, en el aula y fuera del aula.
  • Mostrando a sus alumnos los beneficios de ser hábiles en la comunicación no verbal.
  • Y, en muchos casos, exigiendo –porque no hay más remedio que imponerlo- un determinado comportamiento a los alumnos, que debe ser el adecuado para unas correctas relaciones sociales y una buena actitud hacia el estudio.

    Accede al vídeo de Para Todos la 2 sobre el lenguaje gestual en la escuela

En la escritura

¿Hay también en los escritos?

En las relaciones cara a cara, incluso en las telefónicas, disponemos de una gran cantidad de vía no verbal que matiza, complementa o incluso contradice lo que decimos con las . ¿Qué pasa en la escritura? ¿Cómo sustituimos la entonación, la expresión del rostro o la gesticulación? Muchas veces percibimos la falta de estos no verbales como una carencia del código escrito.

Pero la escrita también transmite mensajes más allá del lenguaje verbal. Veamos cómo se cubren una buena parte de las necesidades de los interlocutores para expresar actitudes, estados de ánimo o intenciones.

1. Los signos de puntuación tienen como misión, en parte, dar una información que en el habla oral realiza el paralenguaje.

  • Estamos en Para Todos La 2.
  • ¿Te veré mañana?
  • ¡No puedo creerlo!
  • No sé si este vestido es el más adecuado…

Estos signos, como vemos, no solo corresponden a la estructura sintáctica de la frase sino que también indican entonación.

2. Los recursos tipográficos ayudan a completar la misión de los signos de puntuación y pueden utilizarse de forma parecida a como utilizamos la voz para destacar determinado concepto o expresión. Por ejemplo, cuando utilizamos negrita, es como si estuviéramos acentuando esta palabra con la voz. Y las cursivas, por ejemplo, en determinadas ocasiones se pueden utilizar para indicar ironía.

  • En el proyecto estamos implicados todos.

3. Los emoticonos o “smileys”. Los signos de puntuación tradicionales como los de exclamación e interrogación se quedan cortos y por ello han triunfado los emoticonos o los smileys, porque nos permiten expresar nuestros sentimientos de una forma rápida y gráfica.

: )

: ( tristeza o decepción

; ) guiño

4. El aspecto general del texto, que incluso antes de leerlo, transmite imagen y por supuesto, transmite la imagen del emisor. Presentación, espacios, márgenes, distribución del contenido, tipo y tamaño de letra, etc.

5. Caligrafía en los textos escritos a mano: los grafólogos pueden decir mucho más de un texto y de su redactor que lo que dice el texto. Incluso cualquiera de nosotros sin ser experto podemos deducir muchos rasgos del carácter de quién lo ha escrito: sexo, temperamento, nivel de , etc.

6. Corrección ortográfica. La imagen descuidada no favorece la imagen de la persona ni su imagen profesional. Alguien que proyecta un powerpoint o envía un correo con errores ortográficos, causa una impresión poco profesional.

7. El tipo de medio que utilizamos para comunicarnos por escrito. No es lo mismo comunicar una noticia por whatsapp, que por carta, correo electrónico o burofax.

8. Cuánto tardamos en responder. La gestión del tiempo en la escritura y el envío de mensajes forma parte también de la información que transmitimos a nuestros interlocutores.

La escritura, en sus variados usos, lleva también implícitos unos mensajes no estrictamente verbales que condicionan el significado de las palabras. Por ello, cuando escribimos debemos tener en cuenta una vez más qué decimos, cómo lo decimos y cómo lo transmitimos.

Accede al vídeo de Para Todos la 2 sobre la escritura

 

El lenguaje no verbal en la atención al cliente

La atención al público más allá de las palabras

Cada día, todos somos clientes de empresas o usuarios de algun servicio público. Y a todos nos gusta que nos atiendan con amabilidad y eficacia, además de encontrar un buen producto a un buen precio.  ¿Qué ingredientes no verbales son clave para que el cliente se sienta satisfecho?

Sin clientes no hay beneficios

Siempre hay que tratar bien a un cliente porque si está satisfecho habla bien de nuestra marca, de nuestro servicio o de nuestro producto. Algunos bienes o servicios solo pueden venderse gracias a la intervención de comerciales, asesores o técnicos, personas que tienen un papel decisivo en la decisión de compra. Incluso cuando compramos en una gran superficie y solo interactuamos con la cajera, también valoramos el trato que recibimos en este momento. La actitud y la forma de comunicarse de todos los profesionales que intervienen en una proceso de venta hacen que esta expreriencia, para el consumidor,  sea positiva o negativa. Y esto favorece la compra, la preferencia por una marca y la fidelización. 

En estos tiempos lo que más miramos es la calidad del producto a un precio razonable.

Calidad y precio son motivos racionales de compra. Pero no son los únicos que intervienen en la decisión. También están los factores emocionales. Nos gusta sentir que somos importantes, que somos especiales, que no somos solo un número o un cliente al que hay que exprimir. Ya que gastamos nuestro dinero, queremos algo más que el producto que adquirimos.

Amabilidad no verbal

En los establecimientos pequeños, en las oficinas, en la administración, en servicios públicos… es imprescindible fomentar entre los empleados la conciencia de que sin el cliente o usuario, no existiría ni la empresa ni el puesto de trabajo. Podemos transmitir esta actitud a través de la comunicación no verbal. Resumimos en 10 puntos principales los mensajes no verbales que reflejan esta actitud positiva y de servicio

Decálogo de la comunicación NO verbal con el cliente

  1. Establecer contacto visual con la persona que entra para demostrarle que la hemos visto, que nos importa, ¡que existe! Si seguimos con una tarea en el ordenador o hablando por el teléfono o leyendo una revista o ordenando género, es lo mismo que ignorarla. Esto causa una predisposición negativa en este usuario que se comportará con el empleado de forma más seca, a la defensiva o exigente porque no tiene muchas expectativas de una buena atención.
  2. Sonreir. La sonrisa es el gesto de la amabilidad por excelencia. Sin sonrisa no hay bienvenida.
  3. Escuchar atentamente,  asintiendo en señal de escucha y comprensión. Con la cabeza ladeada podemos tener una aspecto más amable y servicial.
  4. Levantarse de la silla para mostrar el producto o guiar al consumidor en su búsqueda (en los establecimientos en que sea necesario). La actitud siempre es de proactividad hacia el cliente.
  5. Moverse con gestos suaves, sin brusquedad, sin ruidos. Manejar de forma ágil y delicada el producto que se muestra.
  6. Mantener una posición del cuerpo elegante y positiva, no cansada o de desgana.
  7. Ser diligente en la atención. La espera sienta muy mal, especialmente si no hay motivos aparentes.
  8. Mantener un volumen de voz agradable y cálido. Gritos y ruido ambiental producen ganas de salir del local.
  9. Cuidar la imagen personal con un aspecto aseado y adecuado al puesto de trabajo. Es la primera muestra de respeto hacia el usuario. No excederse en perfume, ya que el olor también es una forma de invasión del espacio de los demás.
  10. Mantener limpios y ordenados los espacios en general y, en especial,  de escaparates, mesas, estanterías, mostradores… El caos nos genera una sensación de falta de higiene y poca organización. La impresión que nos llevamos es negativa y no nos gusta permanecer en un sitio donde no hay orden. Cuidar el olor. Un ambiente cargado provoca sensaciones desagradables.

Un lenguaje no verbal anti cliente

Quizás muchas personas que desempeñan estas tareas de contacto con el público se sienten poco valoradas, mal pagadas y cansadas de las exigencias de los consumidores. Entonces su lenguaje no verbal reflejará esta actitud y estado de ánimo. Y podríamos pensar que están en su derecho y que tienen toda la razón en expresar su malestar e incluso manifestar a través de su expresión esta situación laboral.

Pero en realidad esto les perjudica todavía más en lugar de arreglar las cosas. En primer lugar porque la experiencia  tiene que resultar positiva para ellos. Si tienen que atender  a 50 personas al día, son 50 oportunidades para relacionarse de una forma agradable, positiva y humana. Un buen trato reporta satisfacciones la mayoría de las veces. Ayudar y hacer más agradable la vida de los demás también es placentero. Ya no lo haces por tu empresa ni por los beneficios que pueda tener sino que lo haces por tu propio bienestar y el de los demás, que son personas como tu. Es una cuestión de empatía, tratas al cliente como te gustaría ser tratado a ti.Tú también eres consumidor.

Sonreír todo el día es cansado

No, al contrario, te puede llegar a relajar, a hacerte sentir mejor físicamente, más positivo y enérgico. Podemos elegir nuestra expresión del rostro, el tono de voz y la actitud corporal y según lo que elijamos estaremos potenciando un tipo de emociones u otras. Al elegir mala cara, elijo el mal humor, la agresividad, el cansancio. Y los demás me corresponderán con la misma moneda. Las emociones se contagian. Con una gestualidad abierta, positiva y activa cada persona puede iniciar un proceso beneficioso para su salud, para su estabilidad emocional y para manejar mejor las relaciones con los demás.

Recuerda que la relación empleado cliente es cosa de dos y

  • El empleado tiene la obligación de tratar amablemente a un cliente o usuario: es su deber como profesional y como persona.
  • El cliente tiene la obligación de dirigirse con educación a cualquier profesional, facilitando la labor de este trabajador que está al servicio de la clientela.

El empleado tiene trabajo gracias al cliente y todos tenemos un buen servicio gracias a los profesionales. 

Puedes ver el vídeo de la sección de comunicación no verbal de Para Todos la 2 del 24/2/14

Cómo calmar a una persona enojada

Muchas veces nos vemos atrapados en una pelea o en una discusión que no deseamos, solo porque alguien se dirige a nosotros en un tono muy enfadado, agresivo, amenazador.

En la gestión de conflictos “más vale prevenir que curar”.

Nuestra , aunque no seamos conscientes, genera una tipo de respuesta en los demás. Si yo no provoco, no fomento la , es probable que el otro responda de manera más civilizada aunque tenga motivos para estar enfadado.  Por ejemplo en el caso de reclamaciones de clientes.

La forma de moverme, mirar o hablar serán muy importantes para que mi interlocutor tenga una respuesta u otra: la , escuchar atentamente y mantener el cuerpo abierto y movimientos relajados ayudan a que no crezca la tensión. En cambio si me pongo a la defensiva con gestos de cierre o claras de agresividad, lo que hago es alimentar más la agresividad del otro.

Lo primero que debemos hacer es reconocer la actitud agresiva , la que puede acabar en violencia física. Al darnos cuenta del estado de alteración de esta persona podremos responder adecuadamente evitando que siga en esta escalada de agresividad. Lo primero es calmarla, hacer que se sienta más tranquila.

¿Qué es lo que más alimenta esta actitud agresiva?

  • Que el interlocutor no escuche, que corte la explicación de quien está enfadado, que le interrumpa, que no le mire, que le pise en la conversación , que se adelante a sus argumentos, etc.
  • Que le respondan con el mismo nivel de agresividad o a la defensiva, discutir y entrar en el juego de la que quiere provocar.
  • Tocarle o intentarlo también puede ser contraproducente pues puede pensar que es un intento de agresión.
  • Decirle a  alguien que se calme, que no es para tanto suele alterar todavía más a una persona que se siente frustrada o enojada porque las cosas no le han salido como esperaba. Es mucho mejor que mostremos comprensión y el reconocimiento de que puede sentirse de esta manera y podemos entenderlo.

¿Qué es lo que puede ayudar a calmar la situación y a que tenga una actitud más razonable?

  • En primer lugar tomar conciencia de la situación. Procurar no ver la situación desde dentro sino desde fuera, para tener una cierta distancia emocional y poder tener control sobre nuestras reacciones. Es importante asumir que tenemos parte de responsabilidad en el desenlace de esta situación. Y teniendo en cuenta que el otro a veces está fuera de control, ofuscado por una situación, nosotros tenemos más posibilidades de manejar correctamente la situación.
  • Hacer todo lo posible para transmitirle que la que tú quieres es de colaboración y no de confrontación.
  • Escuchar atentamente y hacer movimientos de afirmación con la cabeza, no para darle la razón sino para indicar que escuchas y comprendes.
  • Mantener el tono de voz sereno, no muy alto, tranquilo . Gestos coherentes con este tono y sin señales de nerviosismo. Si te comportas así, difícilmente podrá mantener durante mucho rato su actitud irada.
  • Un tono amable y comprensivo ayudará pero si nos pasamos de simpáticos o siendo demasiado agradables, podemos generar la reacción contraria.

¿Qué tipo de podemos enviar a través de la ?

Especialmente de calma y de firmeza. Pero también de escucha activa, de preocupación por lo que le sucede, de empatía…

Hay que evitar convertirnos en un espejo de este . No hay que responder con la misma moneda, ni con el mismo tono de voz ni con los mismos gestos de amenaza. No hay que reaccionar tampoco a gritos o insultos.

Quizás no podemos cambiar la personalidad o las emociones de esta persona pero sí podemos decidir como reaccionamos nosotros. La mayoría de las veces podemos tomar las riendas de la situación a base de una reacción tranquila y serena, sin entrar en su juego. Recordemos que se cazan más moscas con miel que con hiel.

Accede al vídeo de Para Todos la 2 sobre cómo calmar una persona enojada

Las señales de la ira

Desarrollando nuestra capacidad para leer los mensajes no verbales de los demás, podemos evitar situaciones de conflicto, anticipándonos a una reacción violenta o, si no hay más remedio, buscando una salida para huir cuanto antes. Hoy hablamos de las de la .

La ira es una primaria que sentimos cuando creemos que algo no va bien y nos puede afectar de alguna manera. Puede ser que percibamos una amenaza a nuestra integridad física, a nuestra autoestima, a nuestros seres queridos o a nuestras pertenencias. Hay otros motivos como el no compartir ideas políticas, los celos, etc.

Se trata de una reacción natural que tiene como objetivo la autodefensa y un eventual ataque para defender lo que creemos justo. Pero en realidad, esta reacción a veces es irracional, desproporcionada e incluso indeseada por la persona que la siente.

Esta reacción conlleva un excedente de energía y estos son los síntomas más evidente:

  • Movimientos y gestos para ganar volumen y demostrar así fuerza y superioridad: ponerse de pie, caminar como tigre enjaulado, hinchar el pecho, levantar los brazos, adelantar los puños, ponerse en jarras, levantar la cabeza desafiando, agarrar objetos para tirarlos.
  • Adelantar el cuerpo preparándose para el ataque.
  • Aumentar el volumen de voz para amedrentar o simplemente para expresar la rabia.
  • verbales con insultos y amenazas.

Sin embargo hay situaciones en que no llegamos a abiertamente esta rabia, reprimimos la expresión de la ira porque creemos que es lo más prudente, porque sabemos que es una señal de ante terceros, por nuestra posición jerárquica inferior, etc.

En estos casos, entre la auténtica emoción y la voluntad de ahogar o disimular  esta tensión se escapan unas señales, más o menos sutiles que  nos delatan ante un buen observador.

En el rostro

Se adelanta la mandíbula, se cierrran la boca y los dientes, se aprietan los labios, mientras se abren los orificios nasales para expulsar más aire. Pueden rechinar de dientes.

Puede que baje la cabeza y la barbilla vaya hacia el pecho, como si nos preparáramos para envestir. Los ojos se entrecierran y el ceño se frunce. Miramos hacia la persona que ha causado nuestro enfado. O miramos hacia abajo si queremos evitar el contacto visual.

Ponerse rojo de rabia o palidecer también son señales muy frecuentes.

En el cuello

Se hinchan las venas del cuello, se tensan los músculos. En las mujeres es perceptible en un escote y cuello con manchas rojas.  Es fácil ver en los hombres como se pasan el dedo por el cuello de la camisa o se aflojan la corbata como si se estuvieran ahogando.

En las

Las manos nos dan muchas pistas. Si están abiertas es difícil que una persona esté muy tensa o enfadada. Cuando están cerradas y los pulgares hacia adentro está acumulando una intensa energía negativa. Se pueden llegar a clavar las propias uñas. Otros indicios son las pequeñas autolesiones en los , los cruces de con tensión, hacer crujir los huesos, golpear un puño con la palma de la otra mano, repicar con los en la mesa o mover con energía un objeto.

En el tronco

Según el momento. Si esta persona ya está dispuesta a defenderse o a atacar, el pecho va hacia afuera. Si todavía está en la fase de intentar reprimirse puede estar hacia adentro buscando una posición de cierre, incluso cruzando los brazos. Lo que es importante percibir es el ritmo de la respiración porque con la ira se acelera el ritmo cardíaco y la respiración se hace más evidente. Incluso se puede escapar algún resoplido.

En los pies

Tanto hombre como mujeres tendemos a buscar la estabilidad para poder tener más presencia y más fuerza si tenemos que pasar a la acción. Separamos los pies y buscamos inconscientemente la simetría. En una fase de disimulo, uno de los gestos que nos puede delatar es dar taconazos o picar el suelo con la punta del zapato.

En la voz

Cuando nos mostramos abiertamente, gritamos. Pero cuando nos reprimimos, la misma tensión nos puede dejar súbitamente sin voz o casi afónicos. Tenemos que carraspear para recuperar un tono mínimamente sereno. Podemos sentir un nudo en la garganta y tener que tragar saliva. E igual que nos tiemblan las manos nos puede temblar la voz, no tanto por la ira en sí sino por el esfuerzo que hacemos en reprimirla.  

Observar estos síntomas no verbales de la ira nos puede ser muy útil para saber cómo se siente una persona, qué le molesta, cómo puede reaccionar y qué grado de amenaza representa para nosotros. Desde luego, nuestra influirá decisivamente en el desenlace de la situación.

Accede al vídeo de Para Todos la 2 sobre las señales de la ira

Los símbolos gestuales de la lucha y el poder.

En nuestro gestual también figuran los .

Inicialmente son saludos o emblemas pero acaban siendo un gestos- que un colectivo determinado entiende y comparte. Los seguidores de una ideología, un movimiento social o un régimen político, se sienten identificados con este gesto igual que con otros símbolos como unos colores, una bandera o un himno. Utilizar este saludo o ademán distintivo hace que se sientan parte de un mismo colectivo con una ideología y una misión común.

Aunque no hay que olvidar que los regímenes totalitarios lo utilizaron precisamente para someter a todos los ciudadanos a un ritual de poder  que pretendía eliminar cualquier muestra de disidencia.

 En este programa podemos ver los siguientes gestos políticos o ideológicos:

  1. Mano en alto, saludo fascista de Mussolini.
  2. extendido y mano rígida, saludo nazi, utilizado por Hitler y el nacionalsocialismo.
  3. Brazo y mano derechos en alto, saludo de la Falange Española, utilizado por su líder José Antonio Primo de Rivera y después adoptado por el franquismo.
  4. izquierdo en alto, símbolo de la mayor parte de los partidos socialistas y comunistas, así como de otros movimientos reivindicativos y de por los derechos de distintas minorías.
  5. Puño levantado verticalmente con guante negro y cabeza hacia abajo, símbolo del black power, movimiento de defensa de los derechos de los negros.
  6. Desdos pulgar e índice formando una L, símbolo de Cory Aquino, la opositora del presidente Marcos en Filipinas. La L es la inicial de la palabra “laban”, en el idioma de Filipinas: “lucha”.
  7. Pulgar, índice y en alto, gesto identificativo del pueblo serbio, ya utilizado por su ejército en los años cuarenta.
  8. Signo de OK en alto con los corazón, anular y meñique levantados, símbolo de los nacionalistas macedonios.
  9. Antebrazo derecho cruzado horizontalmente justo debajo del pecho. Saludo zoguista, que hacían los partidarios del último monarca de Albania Zog I.
  10. V de victoria, gesto que utilizaron los aliados para a sus ciudadanos en la segunda Guerra Mundial. Popularizado por Churchill. Más tarde se utilizó en EEUU de América para protstar contra la guerra de Vietnam y se convirtió en el símbolo de la paz. Utilizado también por el movimiento hippy.
  11. Manos abiertas levantadas, señal de “manos limpias”, término que adopta diferentes significados según los países. En general significa transparencia, inocencia y anticorrupción. A veces estas manos están pintadas de blanco.
  12. Triángulo dibujado con las dos manos, simbolizando una vagina. Gesto reivindicativo del feminismo.

Para concluir podemos observar que todos estos gestos se hacen habitualmente por encima de la cabeza, para hacerlos visibles, para transmitir coraje y animar a la lucha.

Accede al video de Para Todos La 2 para ver Los gestos políticos

Los gestos que hieren

No solo un bofetón nos puede herir en el alma. Sin llegar a tocarnos, hay gestos que nos lastiman, humillan o nos hacen poner en tensión. A veces es difícil saber reaccionar serenamente y es que las ofensas silenciosas son más difíciles de contestar: al emisor siempre le queda la posibilidad de negar que sus gestos tengan el significado que el receptor les da. A veces son rápidos, sutiles, ambiguos, difíciles de concretar o describir, de ahí su gran poder de irritación.

Aquí tenemos algunos:

• Los que : silencio por respuesta, mirar hacia otro lado evitando el contacto visual.

• Los que desaprueban: silencio que significa “me callo para no decirte lo que pienso”,mueca de asco, rictus de incredibilidad o escepticismo, etc.

• Los provocadores: taparse los oídos, los emblemas de felicitación en sentido irónico, etc.

• Los de : mano que sacude imaginariamente lo que alguien ha dicho, mirar a otro lado, etc.

• Los insultos gestuales: corte de manga, dedo impúdico y muchos más.

• Los y de autoridad: puñetazo en la mesa, mirar por encima del hombro, por encima las gafas, en los bolsillos, en la mesa, manos en la nuca, etc.

Esta lista solo es una muestra del vasto de negativas que podemos enviar consciente o inconscientemente, con toda la mala intención o inocentemente. Evitarlos nos ahorrará conflictos cotidianos en casa, en el trabajo y en la calle. Aunque nos parezca que estamos en nuestro derecho de expresarnos libremente, cualquier leve que pueda herir a otra persona provocará un deterioro en la , porque a nadie le gusta sentirse despreciado. La palabra asertiva, en cambio, será una forma de construir relaciones más sólidas y agradables.

Accede al vídeo de Para Todos la 2 sobre los gestos que .

El valor del silencio

Los silencios tienen su efecto en nuestra vida.  Callar ante una tiene sus consecuencias y también nos habla de la persona que calla. Callar para no delatar a un amigo puede ser una muestra de generosidad. Y permanecer en cuando tienes importante que puede beneficiar a alguien tiene otro. Hay silencios individuales y colectivos. Hay silencios voluntarios y otros obligados. Imponer silencio es una forma de ejercer el poder.

En fin, el mundo de los silencios es casi tan complejo como el de las .

Accede al vídeo de Para Todos la 2 donde hablamos del valor del silencio.

Hoy en la sección de hemos visto la importancia del silencio en una conversación, en un discurso y en nuestra con el mundo.

Muestras de cariño y pasión en público

 

Imagen de la Love Parade de Nueva York, exhibición de una sexualidad liberada

 

¡Qué bonito es el ! Ver una pareja enamorada nos contagia su ilusión, nos hace recordar cuando nosotros lo estábamos o nuestro primer . Quizás nos sentimos identificados con estas dos personas porque nosotros también vivimos una historia apasionada.

Claro que también nos puede sentar mal si acabamos de cortar con la pareja, si estamos desengañados del amor o creemos que las muestras de pasión amorosa no tienen cabida ante terceros .

Muestras de amor y de deseo

Parece que los amantes, sobretodo si son recientes, no pueden reprimir el impulso de mirarse, sonreír, agarrarse de la mano… Precisamente uno de estos puede delatarles ante la mirada atenta de familiares o compañeros. La mayor parte de señales que intercambian son no verbales. Y ocurre que estos son fácilmente interpretables por todo el mundo.

Cada vez es más frecuente en nuestra sociedad que estos gestos de complicidad y acercamiento vayan más allá de la muestra de y acaben siendo puro goce sexual, ritual de aparejamiento con todo el contacto físico que nuestros abuelos habrían reservado a la intimidad.

Y cada vez somos más tolerantes, según parece, a las exhibiciones pasionales en espacios públicos. Pero esto no significa que todo el mundo se sienta cómodo en esta situación. Muchas personas no dirán nada aunque lo desaprueben porque cualquier comentario en contra sería calificado de retrógrada y reaccionario. Lo cierto, es que en aras de la libertad individual se toleran muchas acciones que pueden molestar o incomodar a otros ciudadanos.

¿Por qué puede molestar una muestra de pasión o de deseo?

Lo que incomoda no es que se estas dos personas se quieran sino que las exhiban públicamente porque en nuestra sociedad las relaciones sexuales se tienen en privado.

Hacerlo ante un público espectador o ante medios de comunicación es provocador. Lo es más todavía si los protagonistas del beso no corresponden a una pareja estándar, como el caso de que sean dos mujeres, dos hombres o que no sean pareja.

¿No vale decir eso de “A quién no le guste que no mire”?

No vale porque mi libertad tiene un límite: cuando estoy invadiendo el espacio del otro y le causo una molestia o perjuicio. Transgredir los límites entre lo privado y lo público en lo que respecta al sexual es una forma muy sutil de invasión del espacio de terceros. En nuestra la expresión de la sexualidad en público se considera una falta de respeto porqué el sexo sigue siendo un tema tabú para muchas personas y la moral imperante restringe dónde, cuándo, cómo y con quién puede uno disfrutar del sexo.

La red como espacio público

Enviar por whatsapp, publicar en facebook o en twitter una foto que nos acabamos de hacer con nuestra pareja cogidos de la mano es una forma de compartir nuestra relación con nuestros conocidos, de hacerla pública y así incluso ponerle un sello de solidez y de un cierto compromiso. Otra cosa es colgar fotos de un tono más subido, divulgar vídeos con escenas eróticas… sería el equivalente a tener esta relación o hacer esta práctica sexual en plena calle o en medio de un transporte público.

Esta publicación de imágenes poco decorosas no solo puede incomodar a otras personas sino que puede, como ya sabemos, arruinarnos la vida. Evidentemente la red también forma parte de nuestro espacio público en la actualidad y estamos constatando cada día los problemas que conlleva divulgar imágenes que quizás ya no podremos controlar jamás.

Hay que pensar también que, aunque no lo hagamos nosotros, los demás nos pueden tomar imágenes y divulgarlas sin nuestro consentimiento y no solo les pasa los famosos perseguidos por paparazzi.

Diferencias generacionales en la percepción de este comportamiento

La sociedad de hoy es más permisiva que la de nuestros abuelos. La liberación sexual y la liberación de la mujer han contribuido a ello. Las personas educadas según unas de recato y discreción, siguen actuando de la misma forma aunque a su alrededor cambien los comportamientos.

Pero no es sólo un tema de edad sino también de educación, de carácter, de cultura. Y cuando me refiero a educación me refiero a como hemos sido ” educados ” en cuanto a las buenas maneras, al saber estar . Si a un chico o chica los han educado para ser discretos, reservados y no molestar con comportamientos que pueden violentar a los demás, no lo harán a no ser que quieran provocar y no tendrán muy buena opinión sobre las personas de su misma edad que se comporten de forma obscena en público.

Precisamente los adolescentes, los jóvenes en general, y determinados colectivos, utilizan esta hacia el sexo como muestra de rebeldía y como provocación. También es una manera de anunciar ante el mundo que tienen pareja y que tienen relaciones sexuales y sentimentales y, por tanto, es una manera de demostrar que son personas valoradas socialmente.

La pena es que a estas alturas, todavía hay una percepción social discriminatoria hacia las chicas, de hecho hacia las mujeres de cualquier edad: una mujer que tenga un comportamiento poco decoroso en público está labrándose una fama de mujer fácil o mujer fatal, con todos los valores negativos que esto conlleva en nuestro entorno.

¿Qué hay de la gente mayor?

Los mayores también tienen vida sexual, también se enamoran y se aman. Pero es cierto que vemos pocas manifestaciones de este tipo en nuestros parques o en los bancos de las calles. Los motivos son la educación que recibieron y la idea muy generalizada de que no está bien que lo hagan los mayores, que el amor es cosa de jóvenes…

Quizás las nuevas generaciones estarán más preparadas para transmitir a sus hijos la belleza de los gestos de ternura y amor a cualquier edad. Como siempre, el punto justo entre lo considerado “bonito” y lo considerado “impúdico” es difícil de encontrar. Por lo menos en nuestra sociedad, cada día menos sujeta a los valores morales tradicionales.